emojis en comunicación corporativa

Emojis en comunicación corporativa ¿cómo usarlos?

Reading time: 2 mins

La gran duda a la hora de utilizar emojis en comunicación corporativa es cómo no parecer poco profesionales.

Los emojis son divertidos, alegres y trasmiten una amplia gama de emociones de manera eficiente e incluso más abarcativa que las palabras. ¿Existen pautas sobre su uso en el ámbito laboral? La respuesta es ‘depende’, pero aquí tres consejos universales.

1- Utilízalos para transmitir el tono

Diversos estudios indican que el uso de los emojis hace que parezcamos más amigables e incluso competentes. La comunicación escrita deja lugar a la mala interpretación, de allí el éxito de estos símbolos para transmitir el tono de lo que decimos.

Los emojis se han vuelto una herramienta para comunicar el alto porcentaje de la comunicación que corresponde a la comunicación no verbal del cara a cara.

Por esto son bienvenidos para dar tono a nuestros mensajes. La comunicación escrita sin emoticones puede caer en la «negatividad» cuando el mensaje se interpreta de una forma más negativa de la que se pretendía.

2- Con enfoque minimalista

Que trasmitan el tono no quiere decir que deban abundar. La variedad es entretenida para la comunicación privada, pero en comunicación corporativa más vale ceñirse a caras y manos, es decir aquellos emojis que tienen menor riesgo de ser confusos.

Por otra parte una delgada línea entre mostrarse amigable o adolescente, por lo que mejor utilizarlos para aquellas frases o contenidos que puedan ser ambiguos o que ameriten una pequeña broma. Haz que cada emoji cuente. ¡Y no hay razón para usarlos duplicados!

3- Industrias y empresas

El área en la que te desempeñes seguramente juegue un papel fundamental. Es probable que exista una diferencia en la aceptación de emoji entre un programador de una empresa tecnológica y un contador.

Para estar seguro, utiliza la mímica social: usa el emoji en tu comunicación solo cuando el otro lo haga. Y cuando el tono sea formal, mejor déjalos fuera.

En ese sentido, es una buena idea limitar el uso de emoji hasta que la relación con la otra persona sea más cercana o cercarlos a ámbitos que tengan que ver con el bienestar de los empleados.

Actividades de integración, teambuildings y eventos o celebraciones especiales serán el ámbito ideal, donde por seguro aportarán diversión y podrán utilizarse de un modo distendido. 

 

 

¿Necesitas ayuda con algún evento de empresa?

Leer más…