La arquitectura en la oficina mejora la productividad

La arquitectura en la oficina mejora la productividad

Reading time: 3 mins

El diseño de interiores influye más de lo que creemos en la forma de trabajar de los empleados. Una oficina espaciosa y bien decorada puede aumentar la motivación de los trabajadores y su compromiso con la organización. Por esto, en este artículo exponemos los distintos elementos arquitectónicos que influyen en la forma en la que nos desempeñamos en nuestro lugar de trabajo para conocer cómo la arquitectura en la oficina mejora la productividad.

La importancia de la luz natural

La arquitectura en la oficina mejora la productividad

Según el despacho arquitectónico Space International, una persona que trabaja con la iluminación adecuada incrementa un 15% su capacidad de respuesta y reduce en un 20% sus errores. Y la mejor iluminación siempre será la luz natural acompañadas de vistas al exterior.

Esta iluminación se puede incrementar con elementos arquitectónicos como mamparas de cristal transparente, grandes ventanales, grandes espacios abiertos y todo aquello que asegure la entrada de luz del exterior. De esta manera, se puede conseguir aumentar el bienestar de los trabajadores y su rendimiento laboral.

Cómo la visibilidad fomenta la comunicación

Un elemento bastante relacionado con el punto anterior es la visibilidad. Disponer de un lugar abierto con visibilidad es importante para aumentar la interacción entre compañeros en el espacio de trabajo. Esto hará que se fomenten las relaciones personales, la colaboración y creatividad entre trabajadores.

En los últimos años, se ha empezado a recomendar que en el lugar de trabajo nadie tenga un puesto fijo y que éste cambie dentro de un mismo espacio según sus necesidades del momento (hot desking). De esta manera, las personas ocuparían cualquier sitio en la oficina según su agenda del día.

Hay que encontrar el equilibrio del ruido

La arquitectura de la oficina tiene que ayudar a encontrar un equilibrio entre el ruido y el silencio. Este equilibrio puede ser fundamental para fomentar también la creatividad, ya que el silencio absoluto tampoco es del todo productivo para trabajar.

Aun así, también es importante que exista un espacio aislado acústicamente donde los trabajadores tengan privacidad y silencio para cuando lo necesiten (llamadas telefónicas importantes, más concentración, etc.).

Decorar acorde al espacio y a la imagen de la empresa

Una vez que se tienen espacios abiertos y amplios, es igual de importante decorarlos acorde a los valores y a la imagen de la organización. Sillones, elementos naturales, colores que según la teoría ayuden a mejorar la motivación y la productividad de los trabajadores, etc.

Además, últimamente se está fomentando mucho la creación de espacios comunes donde poder distraerse en los ratos libres. Elementos para hacer deporte, cocina, espacios con juegos…

Así que no descuides la decoración y la distribución de los espacios en una oficina, ¡porque puede repercutir en la productividad de la organización mucho más de lo que imaginas!