Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una guía de Nacionales Unidas que permite a organismos, gobiernos y empresas identificar si su impacto en lo económico, social y ambiental aporta valor a la sociedad.

Suena un tema grande, institucional y cercado a grandes corporaciones. Pero ¿tienen las empresas que invertir muchos recursos para contribuir a los ODS? ¿Es la sostenibilidad un asunto que afecta solo a las grandes empresas? ¿O pueden las pymes emprender acciones a favor de ellos?

Desde Catevering creemos que la sostenibilidad puede y debe darse desde los pequeños gestos cotidianos. ¿A qué nos referimos? Prácticas de eficiencia energética en las oficinas, packaging sostenible para pedidos de comida, abonos en medios de transporte sustentables o productos de proximidad para nutrir eventos… 

Se suele pensar que la apuesta por los ODS es cara y solo puede ser abordada por grandes empresas por ser estas las que impactan directo en los ODS. Y si bien la falta de recursos y la ausencia de herramientas son obstáculos para contribuir, tampoco han de ser un impedimento para impulsar sostenibilidad en la empresa.

¿Cómo contribuir entonces con los Objetivos de Desarrollo Sostenible siendo una empresa pequeña y sin recursos? Os compartimos algunas recomendaciones de Pacto Mundial al respecto.

1. Informar sobre temas de sostenibilidad clave

Una manera interesante de gestionar actividades es organizar semanas temáticas donde abordar a un Objetivo específico vinculándolo con Días Mundiales o hitos de la empresa. Por ejemplo, durante marzo por el Día Mundial de la Mujer y en nexo con el ODS 5, se pueden difundir y discutir aspectos sobre igualdad de género para sensibilizar a los trabajadores.

2. Organizar desayunos saludables

Con finalidad educativa y también de bienestar general, el organizar desayunos periódicos que incluyan menús de proximidad, con packaging sostenible y amigable con el medio ambiente es una buena manera de trasmitir un mensaje. Durante los mismos, se pueden además organizar charlas sobre el ODS 3, de forma que también sirvan para sensibilizar a los empleados.

3. Contratar colectivos en situación de vulnerabilidad

Las empresas pueden ayudar a la integración laboral de distintos colectivos tanto a través de su contratación en plantilla o mediante la apuesta por proveedores que trabajen con personas en situación de vulnerabilidad. De ambas formas, la empresa contribuirá al ODS 10 de reducción de las desigualdades y promoverá un mercado laboral más inclusivo.

4. Fomentar medidas de economía circular

Las empresas pueden implementar medidas de economía circular optimizando los recursos consumidos en su actividad o elaborando un plan de recogida, gestión y seguimiento de residuos. A pequeña escala, se pueden instalar papeleras para reciclado selectivo de plástico, papel y los demás tipos de residuos.

5. Realizar una política de flexibilidad laboral

La implantación de medidas de flexibilidad laboral y los planes de beneficios innovadores para empleados, además de contribuir al ODS 8 sobre trabajo decente y crecimiento económico, aumentan la motivación, dando lugar a una plantilla más satisfecha y productiva.

6. Implementar un plan de movilidad sostenible

Este tendrá como objetivo reducir las emisiones, contribuyendo así al ODS 13 de acción por el clima y al 11 de ciudades y comunidades sostenibles. Se pueden proponer acciones como compartir el vehículo en los desplazamientos o promover la utilización de los modos de transporte más eficientes en cada caso. Asimismo, se pueden incluir medidas que como la promoción de videollamadas o trabajo remoto.

7. Emprender acciones de voluntariado corporativo

Otra forma de impactar de forma positiva en los ODS es a través de alianzas con ONGs para realizar acciones de voluntariado corporativo. Con ello la empresa puede dedicar jornadas para emprender actividades de limpieza de entornos naturales y contribuir al ODS 15 de vida de ecosistemas terrestres o participar en comedores sociales promoviendo el ODS 2, por ejemplo.