Las demandas de cuidado en el hogar, el teletrabajo y la pérdida de empleo cobran un precio a medida que las mujeres abandonan la fuerza laboral. Esto hace que el impacto de la pandemia en el trabajo de las mujeres se vuelva evidente y grave.

No hay duda alguna de que las mujeres se enfrentan a enormes reveses profesionales derivados de la crisis y estos deben con urgencia ser tenidos en cuenta, sobre todo en vísperas de este Día Internacional de la Mujer.

Cifras en España

En España, la crisis sanitaria y económica ha disparado la brecha en el empleo hasta máximos que no se veían desde la crisis de 2008.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, al cierre del tercer trimestre de 2020 la tasa de paro de las mujeres era del 18,39%, exactamente cuatro puntos porcentuales por encima de la de los hombres (14,39%).

impacto pandemia trabajo mujeres

Uno de los principales impulsores de esta disparidad es el aumento de la carga del cuidado no remunerado -comprar, cocinar, limpiar, cuidar de los niños y los padres en el hogar- que las mujeres llevan desproporcionadamente. 

Previo al COVID-19, las mujeres en promedio ya eran responsables de casi el doble de la atención no remunerada en comparación con los hombres. Ahora la crisis ha agregado un adicional a esa línea de base ya desigual. 

Teletrabajo y espacios en el hogar

En ese sentido, es bueno tener presente que el hogar no es un espacio neutral: está empapado de expectativas de género sobre las obligaciones que los miembros de la familia tienen entre sí. 

El teletrabajo como herramienta de conciliación ha sido estudiado desde la perspectiva feminista desde hace mucho tiempo y si bien es cierto que puede ayudar a mejorar la distribución de los tiempos de vida, también puede ser un arma de doble filo.

impacto pandemia trabajo mujeres

Basta notar en el propio hogar las conductas, las tareas y los espacios destinados al trabajo. Trabajar desde casa es una respuesta limitada al problema de la desigualdad de género y la capacidad de trabajar desde casa en sí misma no altera suficientemente la organización de manera que facilite un paso a la igualdad. 

Lo que importa en el trabajo de las mujeres son los arreglos laborales flexibles, que incluyan modificaciones de comportamiento individual. Pero estos ajustes son totalmente inadecuados para abordar de manera efectiva un problema estructural. 

Sin cambios de actitud y de comportamiento canalizados a través de políticas empresariales y sociales, la desigualdad de género permanecerá.

¿Qué esperar a futuro?

Claro está que tanto en España como a nivel mundial, la pérdida de mujeres de la fuerza laboral tiene importantes implicaciones negativas. 

El McKinsey Global Institute ha estimado que el crecimiento del PIB mundial podría ser 1 billón más bajo en 2030 de lo que sería si el desempleo de las mujeres simplemente fuera igual al de los hombres en cada sector.

En este sentido, dado el daño que una brecha de desempleo prolongada podría tener para las mujeres y la economía en general, las partes interesadas tienen la oportunidad de tomar medidas audaces y específicas. 

impacto pandemia trabajo mujeres

Cambios necesarios

  • Ideas hay por doquier, pero lo urgente es que tanto los empleadores como gobiernos amplíen la asistencia para el cuidado para apoyar a que las mujeres se reincorporen a la fuerza laboral de manera más rápida después de la pandemia. 

  • Otros ítems fundamentales son el apoyo educativo a mujeres sin títulos, los programas de readaptación que preparen a las mujeres para las demandas laborales a futuro y aquellos que ayuden a que las profesionales experimentadas vuelvan a la fuerza laboral. 
  • Dado que el impacto acelerado de la automatización está cambiando la combinación de trabajos y habilidades requeridas, en este punto la recapacitación será fundamental para una mayor equidad de trabajo en el futuro.
impacto pandemia trabajo mujeres

A fin de cuentas, la clave para una real integración y re-integración post COVID de la mujer en el mercado laboral es el fomento de la corresponsabilidad.

Y esa corresponsabilidad entendida en su sentido más amplio: los cuidados tienen que dejar de ser una cuestión de mujeres y la formación debe estar dedicada a equiparar competencias y oportunidades de cara a lo que vendrá.

Para amenizar la fecha, aunque la desigualdad siga presente, compartimos algunas de nuestras propuestas a nivel de catering y de desayunos o meriendas a domicilio para el Día de la Mujer con la premisa de que son totalmente personalizables con logos, colores y mensajes que vuestra empresa quiera dar.