El teletrabajo entusiasmó a muchos al comienzo de la pandemia, pero pasado ya más de un año de esta nueva modalidad, el desgaste se hace evidente y el anhelo por volver a la oficina -al menos algunos días a la semana- también.

El reciente informe InPlace2 de la consultora Cushman & Warkfield difundido por Expansión consultó a más de 1000 trabajadores en España y comparó sus expectativas respecto al teletrabajo entre abril de 2020 y febrero de 2021.

Los datos arrojan interesantes conclusiones respecto de cómo se ha vivido este último año de pandemia y cómo esperan los trabajadores que sea el futuro post COVID en cuanto a la flexibilidad laboral y el regreso a las oficinas.

Echando de menos

Solo el 9% de los encuestados manifestó no echar de menos la oficina, en tanto un 33% consideró que es más productivo allí que trabajando desde casa.

¿Por qué ese anhelo por regresar? La respuesta parece estar en los vínculos. Un 60% manifestó que la sensación de pertenencia es más fuerte cuando se trabaja en la oficina, mientras que un 84% afirmó que la relación con los compañeros de trabajo es mejor en lo presencial.

Este dato aumentó en más de 20 puntos respecto a lo respondido en abril de 2020.

Conciliación y disponibilidad

Si bien un 66% de los encuestados respondió que es más fácil equilibrar la vida personal y laboral trabajando en remoto, la percepción sobre la facilidad de conciliar cayó 6 puntos respecto de 2020.

El informe también mostró que la pandemia incrementó la percepción de que se dedican más horas a la jornada laboral desde casa en comparación a las que se dedican en la oficina. Un 68% afirmó destinar más tiempo al trabajo cuando lo hace en remoto.

Ni lo uno ni lo otro

Los datos recogidos indican que si bien se echa de menos la oficina, los trabajadores prefieren un modelo mixto. Un 63% de los encuestados manifestó querer ir a la oficina dos o tres veces por semana, mientras que un 16,9% ir cuatro o cinco días.

De todos modos, hay un 20,5% que sigue firme pensando que es mejor no ir ningún día o lo sumo, uno por semana.

Respecto a futuro, el 52% de los encuestados consideró que se debería tener la flexibilidad total de trabajar desde casa o desde la oficina, mientras que el 39% preferiría tener la posibilidad de trabajar uno o dos días fijos a la semana desde casa y el resto en la oficina.

Solo un 6% consideró que en la era post-COVID se debería volver a trabajar el 100% del tiempo desde la oficina.

Directores necesitan presencialidad

En el ámbito directivo, el 67% de los encuestados respondió que apuesta por combinar el teletrabajo con el trabajo en la oficina coordinando equipos oportunamente en uno o varios días a la semana a fin de mejorar la productividad.

Solo el 21% prefirió la flexibilidad total mediante coordinación virtual de todas las tareas. Y un escaso 10% respondió que la presencia debería volver a ser 100% física.

De este modo, es claro que junto con los espacios físicos, las organizaciones deben invertir en tecnología para que las personas puedan participar y relacionarse plenamente en sus tiempos de teletrabajo.

La crisis supone una oportunidad y las empresas tienen que saber cómo aprovecharla para evitar que los empleados sigan atravesando la pandemia aislados y quemados mental y anímicamente producto de la lejanía.

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí debajo. ¡Los leemos!


Fuimos pioneros en la digitalización del sector del catering y en la actualidad mantenemos el mismo espíritu. ¿Quieres conocer nuestra cantina virtual o saber más de nuestras soluciones?