La nueva normalidad es el trabajo en remoto. Y la pandemia, sumada a las mejoras tecnológicas y de prácticas comerciales amplían las posibilidades de contratación de candidatos, pero a la vez modifican las técnicas y modalidades de captación e incorporación.

Esta libertad y flexibilidad implica un nuevo conjunto de desafíos ante los que hay que estar atentos y abiertos a fin de ser más efectivos y eficientes a la hora de contratar. ¿Qué tener en cuenta para contratar un trabajador en la era del trabajo remoto?

A continuación, compartimos algunos tips:

1. Perfeccionar la descripción del trabajo

Se debe adaptar las competencias buscadas, los perfiles y por ende perfeccionar la descripción del trabajo.

A fin de captar interesados, la primera impresión a transmitir debe enfatizar en los aspectos que son más atractivos y beneficiosos para los trabajadores remotos.

Estos son: flexibilidad, un sistema de apoyo integral y un buen equilibrio entre el trabajo y la vida del empleado.

Se deben describir los aspectos positivos del trabajo en remoto en la empresa, las herramientas y facilidades con las que se cuenta.

Esto hará que el primer acercamiento sea interesante para los candidatos y por ende permitirá que el proceso de contratación sea más fácil para el encargado de su realización.

2. Encontrar el sitio indicado para la oferta

Publicar las ofertas en los lugares adecuados es una parte fundamental que a menudo se pasa por alto en la contratación remota. Hay sitios dedicados exclusivamente a trabajos en remoto, lo que facilitará dar con los candidatos adecuados.

Es importante dar con aquellos que comprendan el proceso de trabajo remoto y lo que implica, sobre todo en tiempos donde es requerido a nivel gubernamental como medida de higiene ante el COVID-19.

3. Definir claramente las funciones y responsabilidades

Al diseñar o remodelar equipos remotos se debe saber exactamente cuántas personas se desea en el equipo y qué se busca que abarque cada función específica.

Si aún no se tienen respuestas para esas preguntas, se puede considerar los objetivos para los cuales se necesita contratar al empleado y de esa forma imaginar el equipo ideal.

La mejor manera de prepararse para el éxito es delinear exactamente lo que cada miembro debe lograr. Con eso se sabrá de modo más claro a quién debe contratar y cómo deben encajar las personalidades del grupo.

Establecer expectativas con anticipación hace que sea mucho más fácil construir el equipo y monitorear su progreso en el futuro.

4. Entender cuál es el mejor candidato

Quien se encargue de buscar candidatos debe entender a la perfección a quién busca y quién será el mejor candidato.

Este paso ha sido siempre fundamental, pero en el caso del trabajo remoto se vuelve el doble de importante.

El contratante debe hablar con los referentes de la empresa para que la trasmitan las preguntas que harían a la hora de evaluar las responsabilidades laborales remotas, la capacidad de respuesta, la iniciativa y la voluntad de trabajo en equipo de los futuros candidatos.

5. Realizar videollamadas para las entrevistas

Las entrevistas deben ser cara a cara pese a la pandemia. Y la tecnología habilita esto. Se deben realizar las preguntas correctas en cuanto a disponibilidad, flexibilidad y organización y observar las reacciones y capacidad de respuesta de los candidatos.

En este sentido, si es difícil para el solicitante concretar una entrevista o tener acceso a internet para ella, eso ya es un gran indicador de su poco acercamiento al trabajo remoto y su escasa productividad.

6. Considerar las herramientas de evaluación

Cuando ya se tiene un grupo reducido de participantes la contratación en remoto se vuelve más difícil. Y para descubrir quién podría ser el candidato perfecto, el implementar una evaluación de habilidades para ser interesante.

Las evaluaciones pueden ser fáciles o difíciles según la tarea y lo que se busque. No obstante, es importante que refieran al trabajo real del día a día que se pedirá a los empleados remotos.

7. Establecer contacto con el futuro equipo

Una vez reducido el número de candidatos a dos o tres, se debe presentarlos al equipo para evaluar sus comunicaciones iniciales y verificar eventuales problemas y también recopilar el feedback de quienes serán los que trabajen con la nueva incorporación.

8. Mantener contacto fluido con el contratado

Tras haber dado con el candidato ideal y haberlo incorporado el grupo, no debe olvidarse el programar reuniones individuales con los empleados remotos para verificar su progreso y también eventos virtuales donde constatar su integraciòn.

Hay que estar atento a la marcha de su incorporación, su desempeño en el equipo y también de las sugerencias de su parte o de la plantilla respecto al proceso para aceitarlo y que sea más fluido la próxima vez que sea necesario.

Será sorprendente lo mucho que se puede aprender de estas instancias y de el correcto seguimiento de este paso a paso en esta nueva normalidad.

Fuimos pioneros en la digitalización del sector del catering y en la actualidad mantenemos el mismo espíritu. ¿Quieres conocer nuestra cantina virtual o saber más de nuestras soluciones?